Redacción

Guanajuato.- Este fin de semana, la dirección de fiscalización suspendió dos fiestas de música electrónica clandestinas.

Los «raves» se realizaban sin tener ningún permiso por parte de la Dirección de Fiscalización y Control Municipal, dependencia que ha suspendido los permisos para eventos multitudinarios debido a la pandemia.

La madrugada del sábado, inspectores de Fiscalización suspendieron un «rave» en el charquito de San Juan, en el que había unas 30 personas.

Otra fiesta clandestina se suspendió en un terreno en la presa de San Renovato en donde también se expendían bebidas alcohólicas.

SZ