Redacción 

León.- Representantes y trabajadores de la dependencia del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de León, entraron por la fuerza y auxiliados por elementos de la policía con elementos y cinco patrullas y un soldador con soplete, rompieron el candado, abrieron la puerta y tomaron las instalaciones ya que la empresa Ecosy III se negó a entregar la planta tratadora a SAPAL en tiempo y forma, debido a que esperaban la resolución del Tribunal Federal a su favor.

Los primeros minutos de este miércoles, llegaron varias personas representantes de SAPAL para ingresar con apoyo de policía municipal, recuperó a la fuerza, la planta de tratamiento, por la cual aparentemente ha pagado 200 millones de pesos anuales.

Después de un diálogo y que el abogado explicara los términos legales de la entrega, sin resistencia quemaron el candado y tomaron posesión del inmueble sin algún conato de bronca en el lugar, permanecerán en el sitio hasta que se resuelva la disputa que tienen en los juzgados.