Redacción 

La Paz.- Autoridades bolivianas informaron este jueves de la detención de un sargento de la Policía por haber atropellado a tres personas con un vehículo particular en estado de ebriedad, esto derivó en la muerte de sus víctimas. Luego de esto una comisaría fue incendiada y paramilitares tuvieron que intervenir para restablecer el orden.

Los hechos se dieron este 23 de septiembre por la noche en la población de Puerto Suárez, ubicada en la frontera con Brasil. El oficial fue acusado de haber arrollado a dos personas que circulaban en una motocicleta y una tercer cuando presuntamente intentaba darse a la fuga, reportó el viceministro interino de Régimen Interior y Policía de Bolivia, Javier Issa, en rueda de prensa en La Paz.

Issa detalló que el suceso derivó en que pobladores de Puerto Suárez incendiaran la sede de Tránsito de la Policía Boliviana en la localidad, que quedó destruida junto con vehículos que había en el interior.

«No ha quedado absolutamente nada», comentó, sobre un incidente en el que la Policía se vio rebasada y tuvieron que intervenir militares destacados en la localidad para restablecer el orden.

El responsable del Ministerio de Gobierno (Interior) reportó que en el incidente al menos cinco policías resultaron heridos, aunque no de gravedad, y dos coches patrulla resultaron dañados.

El sargento detenido está siendo investigado y probablemente será dado de baja, además de que el Ministerio será parte querellante en un posible proceso judicial, subrayó.

El hecho se produce mientras la Policía Boliviana elabora un cambio del reglamento interno para reforzar los controles y prevenir actitudes violentas de sus miembros, tras un reciente caso de un oficial sentenciado a la pena máxima en Bolivia, treinta años de cárcel, por un feminicidio.

La Policía inició una investigación para determinar si compañeros del teniente condenado a prisión lo habrían encubierto en vez de denunciarlo por actitudes violentas previas y el Ministerio de Gobierno ordenó que se aplique un examen psicológico a los policías cada vez que haya un ascenso de grado, así como una certificación de no violencia para ejercer el puesto.

*Con información de EFE

LC