Jessica de la Cruz

León.- Son 20 boleros a los que les permitieron reinstalarse en el bulevar Adolfo López Mateos, la calle Madero, y otros puntos alrededor de la plaza principal del Centro Histórico de León. Pero los ingresos no son los esperados, pues si bien les va ganan entre 130 a 150 pesos diarios, pero hay días en los que se han ido a casa con apenas 30 pesos.

Humberto tiene más de 20 años sacándole brillo a los zapatos, normalmente en un día bueno antes de la pandemia, sacaba de ganancias entre 300 a 400 pesos por día.

La boleada la maneja en 30 pesos, pese a que es barato y dura varios días la limpieza de los zapatos, considera que las modas y la pandemia han cambiado mucho la situación eco – nómica. Ahora la gente utiliza más los tenis que los zapatos, la gente ya no tiene la costumbre de sacarle brillo a sus zapatos.

Desde el pasado mes de marzo, a ellos les cerraron la plaza pública del Centro Histórico, unas semanas o meses más tarde los reubicaron, pero, en un principio se turnaban los 20 boleros, un día trabajaba uno y otro día otro, ganaban poco, después, comenzaron a trabajar diariamente.

Es un gremio superior a las 40 personas, que están en diferentes partes de la ciudad, y todos ellos siguen muy afectados económicamente.

Humberto se encuentra momentáneamente en el bulevar Adolfo López Mateos, esquina 5 de Mayo, afuera de un banco, porque ahí podría llegar más personas a lustrar su zapatos, el día que mejor le ha ido, sacó 130 pesos.

“Yo ya he padecido las crisis de los años 80 con aquel gobierno de López Portillo y posteriormente con Ricardo Salinas de Gortari, pero así cómo está situación realmente no”, dijo.

Juan se encuentra ubicado en ese mismo punto, pero en dirección del bulevar Adolfo López a Hilario Medina. Él se ha ido con sólo 30 pesos, no hay dinero para comprar mucho, tiene que alimentarse, y gastos que pagar de casa y propios.

“Ha sido una situación muy crítica para todos nuestros compañeros y de manera propia. Cualquier lugar es bueno, pero lamentablemente la gente no conoce mucho de esto”, comentó Juan, quien tiene más de 25 años en este oficio.