Lourdes Vázquez

Guanajuato.- Desde hace dos semanas, los habitantes del poblado de Santa Rosa de Lima en la capital no tienen agua potable porque el Comité de Agua no cuenta con recursos para reparar la bomba informó el alcalde Alejandro Navarro Saldaña, quien urgió al Sistema Municipal de Agua Potable y Alcantarillado a implementar el esquema de Simapag rural para que no se sigan presentando estos problemas.

El presidente municipal dijo que la falta de agua potable por falta de recursos de los Comités de Agua también se ha presentado en la comunidad de Mineral de la Luz y en otros poblados aunque no detalló en cuáles.

Dijo que en el caso de Santa Rosa, la reparación de la bomba de agua cuesta 60 mil pesos pero el Comité de Agua no tiene el recurso por lo que los habitantes están padeciendo la falta del líquido.

Ante ello refirió que “la verdad es una vacilada seguir trabajando con los Comités de Agua en las comunidades este es un exhorto al Simapag para que a la brevedad ya podamos tener los comités a través del Simapag rural que es un planteamiento que hice en campaña y que está ahí en el cajón de no te tardes, porque nosotros sí tendríamos dinero para poder agarrar de un lado o de otro fondo, qué pasa en las comunidades que se quedan sin remanente y se quedan sin recursos.

El alcalde manifestó que más allá de señalar si existe un buen manejo o un mal manejo del recurso, la realidad es que estos comités se pueden llegar a quedar sin dinero y no cuentan con un fondo para gastos como el que se descomponga la bomba.

Al cuestionarlo si ha faltado voluntad del Simapag para echar a andar este proyecto, Navarro dijo que “se pongan las pilas y ahí picarle las costillas no al consejo sino a los directores (…) urge y va a funcionar bien, ya está el ejemplo del SAPAL rural, tampoco estoy inventando nada nuevo, de ahí agarro el esquema y lo replico”.

Por mencionar un ejemplo del buen funcionamiento que tendría el Simapag rural dijo que en la comunidad de San José de Llanos volverá a funcionar el pozo de agua, esto luego de que durante muchos años los habitantes de esa comunidad no pagaron ni el consumo de agua ni la luz.

“El día que quisieron pagar la luz, les dijeron “dame el título de concesión del pozo; se tardaron como 10 años, yo me tardé un año en desatorar el asunto, el contrato de luz de San José de Llanos lo pusimos a nombre del Simapag para estar recaudando la lana e ir a pagar, eso es lo que tiene que hacer el Simapag rural. Tenemos broncas en Santa Rosa, tenemos broncas en Mineral de la Luz, en muchísimas comunidades”, señaló.

LC