Otra vez, por las afores

El ala más radical de la autollamada Cuarta Transformación sigue puntualmente su plan de acción, proponiendo con oportunidad la inserción de su agenda ideológica en la Constitución Política del país y en sus normas secundarias. No debe extrañar, entonces, que a través del Partido del Trabajo (PT) y en medio de la refriega presidencial contra opositores, se insista en la estatización de las pensiones de los trabajadores con la desaparición de afores y la integración de un ente gubernamental que administre tan apetecido fondo, sobre todo ahora que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador se ha agotado todos los recursos gubernamentales ahorrados en sus programas sociales.

No bien apenas se trabaja en la reforma del sistema de pensiones propuesto en julio por el presidente de la República, donde se elevan las aportaciones del sector privado, algo acordado con las organizaciones empresariales por parte del gobierno de México, ayer martes, el PT, que hasta hace unos días peleaba la presidencia de la mesa directiva de la Cámara de Diputados, va por la eliminación absoluta de los sistemas actuales de ahorro para el retiro.

De manera textual la propuesta de reforma legislativa indica: “Se eliminan los Sistemas de Ahorro para el Retiro basados en todos los regímenes de capitalización individual, mismos que son absorbidos y sustituidos a favor del Patrimonio de la Nación, por medio del Instituto Mexicano del Seguro Social e Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores al Servicio del Estado, en el marco de un régimen solidario de reparto, conforme a las condiciones establecidas en la presente Ley de Pensiones”.

El punto clave de la propuesta, no pasa por la desaparición de las afores o la estatización para que el IMSS o el ISSSTE manejen el dinero de todos los trabajadores o quienes ahorren para su retiro, sino que los fondos deberán ser “absorbidos y sustituidos a favor del Patrimonio de la Nación”. En otras palabras, su dinero ahorrado sería tomado y pasar a ser patrimonio nacional.

Con esto, el gobierno federal podría emplear esos recursos como mejor le convenga. Y las letras chiquitas de la iniciativa y las leyes subsecuentes que se modifiquen, seguramente le dirán cuánto y cómo podrá disponer de pensión, que seguramente no serán las ofrecidas en este momento en los sistemas de inversión de su Afore.

Al cierre de agosto de este año, de acuerdo con los datos de la CONSAR, los recursos registrados en las afores por los mexicanos son por 6 billones 95 mil 411 millones de pesos, incluyendo fondos de ahorro para vivienda. En el desagregado para ahorro al retiro, se tienen al momento 4 billones 211 mil millones de pesos. Este dinero, pasaría a ser administrado directamente por el gobierno de López Obrador si pasara la propuesta del PT:

No debe olvidarse que Morena juega son sus partidos satélites y ha enviado varios piales al frente. Ahí va midiendo la reacción pública y avanza, frena o retrocede.

Lo cierto es que a AMLO y la 4T si les brillan los ojitos con nuestro dinero para el retiro. Más ahora que tienen en quiebra las finanzas públicas y si no lo cree, revise los datos de endeudamiento real y déficit gubernamental.